Colección de oraciones de la iglesia cristiana


Estos son ejemplos de algunas oraciones favoritas que nos fueron transmitidas desde los primeros siglos de la Iglesia cristiana.


Hay mucho que decir al estudiar las primeras oraciones como estas, ya que proporcionan un vínculo continuo de adoración entre los primeros cristianos de los primeros siglos después de la crucifixión para nosotros. Su contenido y patrón proporcionan una plantilla útil para la redacción de oraciones modernas:


 

Míranos, oh Señor,

y deja que todas las tinieblas de nuestras almas se

desvanezcan ante los rayos de tu resplandor.

Llénanos de santo amor

y ábrenos los tesoros de tu sabiduría.

Todo nuestro deseo te es conocido;

por tanto , perfecciona lo que has comenzado

y lo que tu Espíritu nos ha despertado para pedir en oración.

Buscamos tu rostro,

vuelve tu rostro hacia nosotros y muéstranos tu gloria.

Entonces se satisfará nuestro anhelo

y nuestra paz será perfecta.

(Agustín, 354 - 430)



Te suplicamos, Maestro, que seas nuestro ayudante y protector.

Salva a los afligidos de entre nosotros; ten piedad de los humildes;

levanta a los caídos; aparezcan a los necesitados; cura a los impíos;

Devuelve a los errantes de tu pueblo;

alimenta al hambriento; rescata a nuestros prisioneros;

resucitar a los enfermos; consolar a los pusilánimes.


(Clemente de Roma, siglo I)



Oh Señor, que tienes misericordia de todos, quita de mí mis pecados,

y misericordiosamente enciende en mí el fuego de tu Santo Espíritu.

Quítame el corazón de piedra,

y dame un corazón de carne,

un corazón para amarte y adorarte,

un corazón para deleitarse en ti,

para seguirte y disfrutar,

por el amor de Cristo.


(Ambrosio de Milán, c 339-397)


 

 


Paz profunda de la ola que corre para ti,

paz profunda del aire que fluye para ti,

paz profunda de la tierra tranquila para ti,

paz profunda de las estrellas brillantes para ti,

paz profunda del Hijo de la paz para ti, para siempre.

(Fuente desconocida - principios de Escocia)


Oh buen pastor, búscame y llévame de nuevo a tu redil.

Trátame favorablemente según tu beneplácito,

hasta que pueda habitar en tu casa todos los días de mi vida,

y te alabaré por los siglos de los siglos con los que allí estén.

(Jerónimo, c 342 - 420)


Solo con nadie más que contigo, Dios mío,

sigo mi camino.

¿Qué tengo que temer cuando estés cerca, oh rey de la noche y del día?

Más seguro estoy en tu mano

que si un ejército me rodeara.

(Columba, c. 521 - 597)


Señor, nos has dado tu Palabra para que una luz brille en nuestro camino;

concédenos que meditemos en esa Palabra y sigamos su enseñanza, para

que encontremos en ella la luz que brille cada vez más hasta el día perfecto;

través de Jesucristo nuestro Señor.

(Jerónimo, c 342 - 420)


Que Dios Padre nos bendiga;

que Cristo nos cuide;

el Espíritu Santo nos ilumine todos los días de nuestra vida.

El Señor sea nuestro defensor y guardián de cuerpo y alma,

ahora y por siempre, por los siglos de los siglos.

(Æthelwold c 908-984)

 

Dios nuestro, Dios de todos los hombres,

Dios del cielo y de la tierra, de los mares y de los ríos,

Dios del sol y de la luna, de todas las estrellas,

Dios de la alta montaña y del valle,

Dios del cielo y del cielo y debajo del cielo.

Él tiene una morada en el cielo, la tierra y el mar

y en todas las cosas que hay en ellos.

Él inspira todas las cosas, las aviva todas.

Él está por encima de todas las cosas, apoya todas las cosas.

Él hace brillar la luz del sol,

rodea la luna y las estrellas,

hizo pozos en la tierra árida,

puso islas secas en el mar.

Tiene un Hijo coeterno consigo mismo ...

Y el Espíritu Santo sopla en ellos;

No están separados el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

(Patrick c389-461)


 



Señor, porque me has hecho, te debo todo mi amor; porque me has redimido, te debo todo mi ser; porque has prometido tanto, te debo todo mi ser. Además, te debo tanto más amor que a mí mismo como tú eres más grande que yo, por quien te entregaste y a quien te prometiste. Te ruego, Señor, hazme gustar con el amor lo que pruebo con el conocimiento; hazme saber por amor lo que sé por entendimiento. Te debo más que todo mi ser, pero no tengo más, y yo solo no puedo darte todo. Atraeme hacia ti, Señor, en la plenitud de tu amor. Soy totalmente tuyo por creación; hazme todo tuyo, también, enamorado.

(Anselmo 1033-1109)


Oh Soberano y Señor todopoderoso, bendice a todo tu pueblo y a todo tu rebaño. Danos tu paz, tu ayuda, tu amor a nosotros tus siervos, las ovejas de tu redil, para que estemos unidos en el vínculo de la paz y el amor, un cuerpo y un espíritu, en una esperanza de nuestro llamamiento, en tu divino y tuyo. amor sin límites.


(Liturgia de San Marcos, siglo II


Señor, quédate con nosotros este día,

dentro de nosotros para purificarnos;

Sobre nosotros para levantarnos;

Debajo de nosotros para sostenernos;

Ante nosotros para guiarnos;

Detrás de nosotros para contenernos;

A nuestro alrededor para protegernos.


(Patrick c389-461)


Me levanto hoy a

través de la fuerza del cielo: la

luz del sol, el

resplandor de la luna, el

esplendor del fuego, la

velocidad del rayo, la

rapidez del viento, la

profundidad del mar, la

estabilidad de la tierra, la

firmeza de la roca.

(fuente desconocida, escocés temprano)


Jesús, mis pies están sucios. Ven como un esclavo para mí, vierte agua en tu cuenco, ven y lava mis pies. Al preguntar algo así, sé que soy exagerado, pero temo lo que me amenazó cuando me dijiste: "Si no te lavo los pies, no tengo comunión contigo". Entonces lávame los pies, porque anhelo tu compañía.


(Orígenes, c. 185-254)


Oh Educador, ten piedad de tus hijos, oh Educador, Padre, Guía de Israel, Hijo y Padre, ambos uno, Señor. Danos a los que seguimos tu mandamiento, que cumplamos la semejanza de tu imagen, y veamos, según nuestras fuerzas, al Dios que es Dios bueno y Juez no severo. Concédete todas las cosas sobre nosotros, los que habitamos en tu paz, los que hemos sido puestos en tu ciudad, los que navegamos imperturbables por el mar del pecado, para que seamos tranquilos y sostenidos por el Espíritu Santo, la Sabiduría inefable, de noche y de día, hasta el día perfecto, para cantar eterna acción de gracias al único Padre e Hijo, Hijo y Padre, Educador y Maestro con el Espíritu Santo.


( Clemente de Alejandría (c. 150-215)


El resplandor del esplendor del Padre, la imagen visible del Padre, Jesucristo nuestro Dios, incomparable entre los consejeros, Príncipe de paz, Padre del mundo venidero, el modelo según el cual Adán fue formado, por nosotros se hizo como un esclavo: en el vientre de María la virgen, sin ayuda de ningún hombre, se encarnó ...


Permítenos, Señor, llegar en paz al final de esta fiesta luminosa, abandonando toda palabra ociosa, actuando virtuosamente, evitando nuestras pasiones y elevándonos por encima de las cosas de este mundo.


Bendice a tu iglesia, que hiciste hace mucho tiempo y te uniste a ti mismo a través de tu propia sangre vivificante. Ayude a todos los pastores ortodoxos, jefes de iglesias y médicos [teólogos].


Bendice a tus siervos, cuya confianza está en ti; Bendice a todas las almas cristianas, a los enfermos, a los atormentados por los malos espíritus y a los que nos han pedido que recemos por ellos.


Muéstrate tan misericordioso como rico en gracia; sálvanos y consérvanos; permítanos obtener esas cosas buenas por venir que nunca conocerán un fin.


Que podamos celebrar tu glorioso nacimiento, y el Padre que te envió para redimirnos, y tu Espíritu, el Dador de vida, ahora y para siempre, era tras era. Amén.


( Una liturgia navideña siríaca - finales del siglo III o principios del IV)


Te pedimos, Maestro, que seas nuestro ayudante y defensor. Rescata a los afligidos de nuestro número; levanta a los caídos; ayudar a los necesitados; sanar a los enfermos; haz retroceder a los extraviados de tu pueblo; alimenta al hambriento; libera a nuestros cautivos; revivir a los débiles; anima a los que se desaniman. Que todas las naciones se den cuenta de que tú eres el único Dios, que Jesucristo es tu Hijo y que nosotros somos tu pueblo y las ovejas de tu prado.


( 1 Clemente c. 96)


Tú, Señor, a través de tus obras has revelado la estructura eterna del mundo. Tú, Señor, creaste la tierra. Eres fiel por todas las generaciones, justo en tus juicios, maravilloso en fuerza y ​​majestad, sabio en la creación y prudente en establecer lo que existe, bueno en todo lo que se observa y fiel a los que confían en ti, misericordioso y compasivo; perdónanos nuestros pecados y nuestras injusticias, nuestras transgresiones y nuestras faltas.


No tomes en cuenta cada pecado de tus siervos, sino límpianos con la purificación de tu verdad, y "dirige nuestros pasos a andar en santidad, justicia y pureza de corazón" y "para hacer lo que es bueno y agradable a tus ojos. "ya la vista de nuestros gobernantes. Sí, Señor, "haz que tu rostro brille sobre nosotros" en paz "para nuestro bien," para que seamos amparados "por tu mano poderosa" y librados de todo pecado "por tu brazo levantado"; líbranos también de los que nos odian injustamente.


Danos armonía y paz a nosotros y a todos los moradores de la tierra, como lo hiciste con nuestros padres cuando con reverencia "te invocaron con fe y confianza", para que seamos salvos, mientras rendimos obediencia a tu todopoderoso y supremo. excelente nombre,y da armonía y paz a nuestros gobernantes y gobernantes en la tierra.


(Clemente de Roma)


Al levantarme del sueño, te doy gracias, oh Santísima Trinidad, porque por tu gran bondad y paciencia no te enojaste conmigo, holgazán y pecador, ni me has destruido en mis pecados, sino que has mostrado tu amor habitual por los hombres, y cuando estaba postrado en la desesperación, me resucitaste para vigilar la mañana y glorificar tu poder. Y ahora ilumina el ojo de mi mente y abre mi boca para estudiar Tus palabras y comprender Tus mandamientos y hacer Tu voluntad y cantarte con sincera adoración y alabanza Tu Santísimo Nombre de Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre, y al Señor. edades de edades. Amén.


(Oración de San Basilio el Grande a la Santísima Trinidad)


Señor Todopoderoso, Dios de los poderes y de toda carne, que vive en las alturas y se preocupa por los humildes, que escudriña nuestros corazones y afectos, y conoce claramente los secretos de los hombres; Luz eterna y eterna, en Quien no hay cambio ni sombra de variación; Oh Rey Inmortal, recibe nuestras oraciones que ahora te ofrecemos de labios inmundos, confiando en la multitud de tus misericordias. Perdona todos los pecados cometidos por nosotros en pensamiento, palabra o hecho, consciente o inconscientemente, y límpianos de toda contaminación de carne y espíritu. Concédenos pasar la noche de toda la vida presente con corazón despierto y pensamiento sobrio, esperando siempre la venida del día radiante de la aparición de tu Hijo unigénito, nuestro Señor y Dios y Salvador, Jesucristo, cuando el Juez de todos vendrán con gloria para rendir a cada uno según sus obras.Que no seamos hallados caídos y ociosos, sino despiertos y alerta para la acción, listos para acompañarlo al gozo y al palacio divino de Su gloria, donde se oye el sonido incesante de los que celebran la fiesta y el deleite inefable de los que contemplan lo inefable belleza de tu rostro. Porque Tú eres la verdadera Luz que ilumina y santifica a todos, y toda la creación te canta a través de los siglos. Amén.


(Primera oración de San Basilio el Grande)


Te bendecimos, oh Dios Altísimo y Señor de misericordia, que siempre haces con nosotros innumerables cosas grandes e inescrutables, gloriosas y maravillosas; Quien nos concede el sueño para descansar de nuestras enfermedades, y descansar de las cargas de nuestra carne tan laboriosa; te damos gracias porque no nos has destruido con nuestros pecados, sino que nos has amado como siempre, y aunque estamos hundidos en la desesperación, Nos has levantado para glorificar tu poder. Por eso imploramos Tu incomparable bondad, ilumina los ojos de nuestro entendimiento y levanta nuestra mente del pesado sueño de la indolencia; abre nuestra boca y llénala con tu alabanza, para que podamos cantar y confesar sin distracciones a ti, que eres Dios glorificado en todos y por todos, el eterno Padre, con tu unigénito Hijo, y tu todo santo y bueno. y Espíritu vivificante, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.


(Segunda oración de San Basilio el Grande)Oraciones por la noche

Oración de San Macario el Grande a Dios Padre


Oh Eterno Dios y Rey de toda la creación, que me has concedido llegar a esta hora, perdona los pecados que he cometido hoy en pensamiento, palabra y obra, y limpia, oh Señor, mi humilde alma de toda contaminación de carne y espíritu. Y concédeme, oh Señor, pasar el sueño de esta noche en paz, para que cuando me levante de mi cama pueda agradar a Tu santísimo Nombre todos los días de mi vida y conquistar mi carne y los enemigos descarnados que me hacen la guerra. Y líbrame, oh Señor, de pensamientos vanos y frívolos, y de malos deseos que me contaminan. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.


 


Oración de Santa Antioquía a nuestro Señor Jesucristo


Oh Gobernante de todo, Palabra del Padre, Jesucristo, Tú que eres perfecto, nunca en tu gran misericordia me dejes, sino permanece siempre en mí, tu siervo. Oh Jesús, buen pastor de tus ovejas, no me entregues a la rebelión de la serpiente ni me dejes a la voluntad de satanás, porque la semilla de la corrupción está en mí. Señor, Dios adorable, Santo Rey, Jesucristo, guárdame dormido a la luz que no se apaga, Tu Santo Espíritu, por Quien santificaste a Tus discípulos. Oh Señor, concédeme, tu indigno siervo, tu salvación en mi cama. Ilumina mi mente con la luz del entendimiento de Tu Santo Evangelio. Ilumina mi alma con el amor de Tu Cruz. Ilumina mi corazón con la pureza de Tu Palabra. Ilumina mi cuerpo con Tu pasión apasionada. Mantén mis pensamientos en Tu humildad. Y despiertame a su debido tiempo para glorificarte, porque Tú eres supremamente glorificado, con Tu Padre eterno,y tu Santísimo Espíritu para siempre. Amén.


 


Oración de San Efrén el Sirio al Espíritu Santo


Oh Señor, Rey Celestial, Consolador, Espíritu de Verdad, ten compasión y misericordia de Tu siervo pecador y perdona mi indignidad, y perdóname todos los pecados que cometí humanamente hoy, y no solo humanamente sino incluso peores que una bestia - mi voluntario pecados, conocidos y desconocidos, de mi juventud y de malas sugerencias, de mi descaro y de mi aburrimiento. Si he jurado por Tu Nombre o blasfemado con mis pensamientos, he culpado o reprochado a alguien, o en mi enojo he desmerecido o calumniado a alguien, o he entristecido a alguien, o si me he enojado por algo, o he dicho una mentira, si he Dormí innecesariamente, o si un mendigo vino a mí y lo desprecié o descuidé, o si molesté a mi hermano o me peleé con él, o si condené a alguien, o me jacté, o me enorgullecí, o perdí la paciencia. con cualquiera,o si al estar de pie en oración mi mente ha sido distraída por el espejismo de este mundo, o si he tenido pensamientos depravados o he comido en exceso, o he bebido en exceso, o me he reído frívolamente, o he pensado mal, o he visto la atracción de alguien y he sido herido por ello en mi corazón, o he dicho cosas indecentes, o me he burlado del pecado de mi hermano cuando mis propias faltas son innumerables, o he descuidado la oración, o he hecho algún otro mal que no puedo recordar, porque he hecho Todo esto y mucho más - ten piedad, mi Señor y Creador, de mí Tu siervo miserable e indigno, y absuelve y perdona y líbrame en Tu bondad y amor por los hombres, para que, lujurioso, pecador y miserable como soy, yo Puede acostarse y dormir y descansar en paz. Y adoraré, alabaré y glorificaré Tu más honorable Nombre,con el Padre y su Hijo unigénito, ahora y siempre, y por todos los siglos. Amén.



Oración de San Juan Crisóstomo

(Oraciones suplicantes correspondientes a las 24 horas del día).

Día

Señor, no me prives de Tus gozos celestiales. Señor, líbrame de los tormentos eternos. Señor, si he pecado de mente o de pensamiento, de palabra o de hecho, perdóname. Señor, líbrame de toda ignorancia, olvido, cobardía e insensibilidad pétrea. Señor, líbrame de toda tentación. Señor, ilumina mi corazón que los malos deseos han oscurecido. Señor, yo siendo humano he pecado, pero tú, Dios generoso, ten piedad de mí, conociendo la enfermedad de mi alma. Señor, envía Tu gracia en mi ayuda, para que pueda glorificar Tu santo Nombre. Señor Jesucristo, escríbeme Tu siervo en el Libro de la Vida, y concédeme un buen final. Oh Señor, Dios mío, aunque no he hecho nada bueno ante tus ojos, concédeme por tu gracia comenzar bien. Señor, rocía en mi corazón el rocío de tu gracia. Señor del cielo y de la tierra, acuérdate de mí, tu siervo pecador, vergonzoso e inmundo,en tu reino. Amén.


Noche

Oh Señor, acéptame en arrepentimiento. Señor, no me dejes. Señor, no me dejes caer en tentación. Señor, concédeme buenos pensamientos. Oh Señor, concédeme lágrimas y recuerdo de la muerte y el remordimiento. Oh Señor, concédeme la idea de confesar mis pecados. Oh Señor, concédeme humildad, castidad y obediencia. Oh Señor, concédeme paciencia, valor y mansedumbre. Oh Señor, planta en mí la raíz de todas las bendiciones, el temor de Ti en mi corazón. Oh Señor, concédeme amarte con toda mi mente y alma, y ​​hacer siempre Tu voluntad. Oh Señor, protégeme de ciertas personas, demonios, pasiones y cualquier otra cosa dañina. Oh Señor, tú sabes que actúas como quieres; sea ​​también tu voluntad en mí, un pecador, porque bendito eres por los siglos. Amén.



0 comments:

Publicar un comentario

Quien Soy

  Soy una persona aficionada al mundo de la espiritualidad. Creo en la fe y creo que se pueden conseguir grandes cosas. Por ello he creado e...

Buscar este blog

Oraciones populares del mes

Seguidores

 
Oraciones Historicas © 2011 | Designed by Ibu Hamil, in collaboration with Uncharted 3 News, MW3 Clans and Black Ops