ORACIÓN DE RENUNCIA A SATANÁS Y SUS OBRAS

 

ORACIÓN DE RENUNCIA A SATANÁS Y SUS OBRAS


“Señor, no quiero formar parte de nada que pueda ofenderte. Quiero ser tuyo, me entrego enteramente a Ti y confieso que Tú, Jesús, eres mi Señor. Revísteme con tu Sangre, Señor. Que tu Sangre sea barrera insuperable entre el enemigo y yo. Que el enemigo sea sometido, Jesús, y se postre a los pies de Tu Cruz. Amén. Señor Jesucristo, por Tu Santa Cruz, por Tus Llagas, por Tu Preciosísima Sangre, por Tu Santo y temible Nombre, renuncio de todo corazón:

A Satanás, a todas sus seducciones y obras, a sus mentiras. A todo vicio del pecado, a toda esclavitud de los sentidos, al mal contra mí y contra mi prójimo.

A todo espíritu de confusión, a los disturbios en mis sentimientos, a la agresividad, al odio y rencor, a la venganza y a la ira, a no creer en Dios y en su amor, a la decepción y a la desesperación. A todo espíritu de muerte y deseo de muerte de los demás, deseo de autoflagelación y suicidio, renuncio a la angustia, a la depresión y a la tristeza.

A todo espíritu de maleficios, ataduras intergeneracionales, maldición, blasfemia, chismes, calumnias, murmuraciones y mentiras.

A todo espíritu de fornicación, promiscuidad, prostitución y adulterio; a toda práctica homosexual, al vicio de la masturbación y a la excitación por pornografía.

A la brujería, espíritu de adivinación, evocación de los muertos.

A todos los espíritus que fueron evocados sobre mí o sobre mi familia.


Señor Jesús, pido que rompas todo yugo hereditario que pesa sobre mí, todas las maldiciones, tendencias al mal. Que todo lo que recibí de mis antepasados sea tocado por Tu Sangre redentora.

Destruye, Señor, todas las consagraciones, pactos, bautismos y otras señales de consagración al espiritismo, a la magia o a cualquier secta. Renuncio a todos los beneficios o falsos beneficios obtenidos por esos medios. Amén.


Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amen


Te rogamos señor, nos libres de todos los males pasados, presentes y futuros; y por la intercesión de la bienaventurada y gloriosa siempre Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra y de tus bienaventurados Apóstoles Pedro, Pablo y Andrés y de todos los Santos (genuflexión y santiguarse) danos propicio la paz en nuestros días, para que asistidos del auxilio de tu misericordia, vivamos siempre libres del pecado y de toda perturbación. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor tu Hijo, que vive y reina contigo, en unidad del Espíritu Santo, por  los siglos de los siglos. Amén.


0 comments:

Publicar un comentario

Quien Soy

  Soy una persona aficionada al mundo de la espiritualidad. Creo en la fe y creo que se pueden conseguir grandes cosas. Por ello he creado e...

Buscar este blog

Oraciones populares del mes

Seguidores

 
Oraciones Historicas © 2011 | Designed by Ibu Hamil, in collaboration with Uncharted 3 News, MW3 Clans and Black Ops